10 razones por las que debes visitar Lisboa

Hace unos días cargábamos las maletas y las ganas al coche. Nuestro próximo destino serían los carnavales portugueses sin disfraz. 620 kilómetros de carretera y risa, o manta, para quien la quiera, hasta que Lisboa se asomaba en el retrovisor. No he podido resistirme a su encanto en decadencia y por eso hoy os traigo con muchísima ilusión: las diez razones por las que debéis viajar a Lisboa una vez en la vida.

1. PORQUE ESTÁ AQUÍ AL LAO: No todo el mundo puede volar en cuestión de una hora a otro país. Frontera con frontera, el más cercano de los vecinos, país hermano a seis horas en coche, o cinco si eres optimista y cambias el reloj antes de salir. Una larga lista de Spotify y una corta discusión con el GPS. Tareas de copiloto, responsable de las 80 canciones que sonarán antes de atravesar el puente 25 de Abril.

2. PORQUE CUESTA POCO Y VALE MUCHO: No todo el mundo puede decir esto de una capital. Normalmente el valor monetario compra la belleza de los destinos, pero en Lisboa no es así. No será el bolsillo lo que te duela, puede que la cabeza si te pasas con las copas en Barrio Alto, la barriga si comes demasiados pasteis de belem, o el culo si quieres patearte Lisboa y sus cuestas  como buen turista cámara en mano.

Lisboa

 

3. IDIOMA: Yo no sé portugués. Tú tampoco. Es una buena oportunidad para entrenar el portuñol y sentirte todo un cultureta. No olvides llevar en el bolso un manual de cómo sobrevivir al carnaval en Lisboa, diciendo você me faz outra bebida?  y Obrigada en todos los bares a los que vayas. Hazte amigos de los desconocidos y ríete con tus amigos de verdad, que esa es la mejor de las razones.

4. COMIDA: Lisboa y su sabor a caldo, a marisco recién sacado del atlántico, a croquetas de bacalao,   a sardinas a la barbacoa y a pastelitos de crema. Te perdonaré si dejas de leer aquí porque ya estás haciendo la maleta.

5. VIDA NOCTURNA: Porque no has venido a Lisboa a cantar un Fado desde el sofá. Es el momento de ponerte tus mejores galas y desafiar las cuestas empedradas que te llevarán a Barrio Alto. Punto de partida de los lisboetas fiesteros. La cara divertida de la capital portuguesa. Te acordarás de la ida y alguien te recordará cómo volviste a casa.

Lisboa

 

6. PORQUE TIENES QUE MONTAR EN UN TRANVÍA AMARILLO:  Y ahí lo dejoLisboa

7. PORQUE SE RESPIRA AMOR EN LA CALLES: Si eres romántico tienes que venir a Lisboa al menos una vez en tu vida. Te encantará el rollo decadente de la ciudad, la dejadez que se entrecruza en las esquinas y sus fachadas llenas de personalidad.

8. LA INSPIRACIÓN DE LOS MIRADOUROS: Los miradores, que tanta magia guardan, que tantas fotos inmortalizan, donde tantas declaraciones de amor han quedado guardadas en los tejados. Donde los amaneceres dan comienzo a nuevas rutinas, donde el mar se come al cielo. Donde encontrarás las vistas de quien quiere un cambio de perspectiva, donde un sol se esconde para quien necesita inspirarse. Todos son increíbles, el Mirador de la Puerta del Sol, el Mirador de Santa Luzia, el Castillo de San Jorge…
LisboaLisboa

9. LUZ: No sé si estaré loca, pero Lisboa tiene una luz especial. Puede que sea el Tajo que refleja el encanto de quién lo observa, o el mar, que tiñe de atardeceres inolvidables la capital portuguesa a diario. Otra razón más para venir a Lisboa y ver cómo el destello atlántico consigue pintar una ciudad entera.

Lisboa

10. Por el Barrio de Alfama, por el tranvía 28, por hacer surf, por su arquitectura, por sus azulejos, por todas las ciudades que la rodean y no te puedes perder. Por todas las demás razones que no se pueden resumir en 10. Y porque sí, porque te va a encantar Lisboa y después de leer esto, todavía más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *