Tarta de tres chocolates

cocina agripina

La duda. Ese sentimiento que surge de la nada preguntando por el todo. En este caso, ¿Por qué tres? ¿Quién dijo que tenían que ser tres los chocolates? De cualquier manera, perdonaremos al que redujo a tres los chocolates estipulados de esta tarta, porque sí, porque está demasiado rica aún pudiendo llevar más.

Quien sabe si fue para el cumple de su hijo, el postre post-cocido de la abuela o para una simple merienda entre amigos. Quien sabe a qué historia se remonta la primera tarta de tres chocolates. Fuese de quien fuese el paladar virgen que la degustó, fue un afortunado. Maravilla que surgió de una ama de casa curiosa cuando se le ocurrió machacar unas digestive y echarles mantequilla.

Hoy, y sin más dilación, os dejo esta receta que seguro que habéis probado, pero por qué no, también podéis recordar. Porque a recetas de siempre, aciertos seguros. Porque cocinar siempre es crear, y comer, placer de artista.

Como os contaba hace medio párrafo, todo empezó con un paquete de galletas digestive…

PASO I: BASE DE GALLETA:

Triturar el paquete de galletas. Que quede hecho polvo. Sí, has leído bien, hecho polvo. Cuantas acepciones en dos palabras. Cuanta metáfora en una tarta. Mientras pensáis quien está hecho más polvo, si tú que estás leyendo, yo que lo estoy escribiendo o las galletas que estás machacando, poned a calentar la mantequilla. Con 200 gramos está bien, si os sentís más gordos que nunca y queréis echarle más, pues tampoco pasa nada.

Cuando hayáis mezclado las galletas y la mantequilla, meterlo al molde y ponerlo bonito.

Ya tenemos la primera capa de todas las que queramos. En este paso no tengo nada más que decir. Sólo que….¡Viva el comerse las sobras de la cazuela mientras metemos la base en la nevera!

 

PASO II: BASES DE CHOCOLATES:

Este paso será el mismo que los dos siguientes pero cambiando de chocolate. Apunte. No me seáis ratas y comprad uno rico y no cutre, que es el ingrediente y sabor principal de nuestra querida merienda.

Toca derretir una tableta, 200 ml de nata líquida para cocinar, 200 ml de leche y un sobre de cuajada. 

Mezcla aparte el sobre de cuajada con un poquito de leche, así se deshace bien y no quedan grumos. Júntalo todo y caliéntalo poco a poco, hasta que hierva, señal de que la cuajada empezará a  hacer su función. Cuando esto ocurra, vuelca la primera capa de chocolate sobre la base de galleta y vuelve a meter en la nevera mientras preparas la siguiente.

Repite este paso con el resto de tabletas, las veces que quieras con distintos chocolates. Ya sabes, tres veces si eres tradicional y vas al gimnasio. Puedes hacerlo seis veces si tienes un molde industrial y lo máximo que te preocupa es la puesta en marcha de tu operación bikini 2018.

No hombre, es broma. Por cierto, el orden de chocolates, el que queráis, en la diversidad está el gusto y en el chocolate, el placer. 

tarta tres chocolatesEspero que os haya gustado, y que os haya salido tan rica como a mí. Me voy a por mi postre, espero vuestros comentarios a la vuelta.

¡Besos!

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *