Las 7 vidas de los gatos de Tánger

Agripina Carretero

  SNos separaban 7 vidas de dudas.

Hasta que apoyé la cabeza en tu pecho y volaron las d(e)udas y las palabras.

Los trenes me pusieron en lo cierto y tus labios me hicieron saltar al vacío de tu futuro.

Atardecía el sol en tu reloj y me convertía en tu primer mordisco del día.

Llovía mi Madrid y brillaba tu atlántico.

Me enganchabas a tu palacio mental,

nos atábamos a nuestra fábrica de historias.

Tus imprecisos y preciosos futuros,

romper tu sacrificio en un arrebato de caricias.

El vagón de tus ojos,

donde si te miro, me muero.

donde si te asomas, me caigo.

Una vida menos para los gatos de Tánger. La primera vida de tu mano. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *