FUE JUSTO ALLÍ

.agripina carretero

Fue justo allí, en las ruinas de tu autodestrucción,

donde se ciegan las ilusiones

y resuenan las rendiciones ilógicas.

 

Allí, en las alas que se cierran desplumadas,

que se encogen de miedo esperando a que pase el temporal.

En las alas que amainan su vuelo,

y se castigan sintiéndose sombra.

En las alas que brillan ante todos los que vivimos de su luz,

y sufrimos cuando vemos que se apagan.

 

Fue justo allí, en las culpas impuestas de lo injusto,

donde cada día pesa más el reloj

y paradójicamente cada día te sientes más vacío.

Donde una herida infectada de miedo,

añora una cicatriz que todavía no ha curado.

 

Allí, donde piensas y luego desistes.

Donde rendirse se ha convertido en opción.

 donde sólo saboreas decepción cuando los demás sólo vemos orgullo.

 

Por eso, no desistas.

Porque es allí, en todos esos sitios,

en todos los lugares en los que duele avanzar,

en todos los pasos que son espera y camino,

que son esperanza y mañana,

en todos los momentos en los que una rendición impuesta te echa un pulso a los sueños,

en los que el miedo te vuelve débil,

en los que el tiempo te convierte en vulnerable,

en los que la vida te hace indefenso.

Es justo allí, donde debes demostrar que eres valiente, audaz, invencible.

 

No mates lo que amas.
Piensa, no desistas.
Lucha y resistirás.

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *