Gracias por salvarme de mí misma

.Agripina Carretero mellamoagripina

Me siento torpe,

débil,

insuficiente,

desprotegida.

 

Sé que soy solo yo,

mis monstruos,

mis pesadillas,

mis realidades ficticias,

mis invenciones insensatas.

 

Me siento desarmada ante tus balas de verdades,

haciendo que esquivo tus rutinas,

disimulando que no me atraviesan los miedos.

 

Se me atragantan las sensaciones,

me rompes lanzando certezas,

ya razonadas,

pasadas,

cerradas.

 

Sensaciones que se vuelven costra,

que arranco,

que duelen,

que sangran,

que se vuelven heridas abiertas.

 

Pero entonces vienes,

y sé que sólo eres tú

el que me cura los monstruos.

Y te vuelves héroe para luchar con mis invenciones,

volviendo sueño cualquier pesadilla insensata.

 

Y aunque me desarmas,

vuelvo a ser consciente,

de que jamás dispararás si no es contra mis miedos,

pero nunca contra mí.

 

Se me atragantan las sensaciones,

pero me reparas las balas,

curando mis dudas,

ya razonadas,

pasadas,

cerradas.

 

Sensaciones que tú creías costra y yo arranco.

Me duelen,

me sangran,

se vuelven heridas abiertas.

 

Pero vuelves a besarlas,

las acaricias,

las escuchas

y vuelves a curar mis sensaciones con tus certezas.

 

Y vuelvo a sentirme astuta,

fuerte,

capaz,

protegida.

 

Y me doy cuenta,

que a pesar de las dudas,

los miedos sólo están en uno mismo.

 

Y que la persona que los crea,

es la única que puede curarlos.

 

Gracias por salvarme de mí misma.

1 Comment

  • Adriana Elisa Pérez dice:

    Gracias por este tipo de escritos, por ser tan empatica y ayudar a través de letras a los demás. Puede ser cualquier cosa a la que se le agradece el salvarte la vida, en mi caso es a las experiencias y a personas como tú. Sigue inspirando Agri!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *